Terapias

Todo ser humano es el autor de su propia salud o enfermedad.

                                                                                                               Buda.

La terapia Reiki no solo se pude utilizar cuando existe una enfermedad sino también para eliminar el estrés y tener mejor vitalidad, favorece una mejor visión de la vida y nuestro entorno ya que nos influye de forma positiva al sentirnos relajados y armonizados energéticamente.

En general buscamos tratamiento complementario cuando la medicina ya no nos ofrece mejoría, sin embargo, aún cuando las posibilidades de recuperación de enfermedades no están garantizadas por ningún tratamiento, las posibilidades de curación pueden incrementarse en la medida que una terapia complementaria como es la técnica Reiki se realice paralelamente y como complemento del tratamiento médico, psicológico, fisioterapeutico o de cualquier otra especialidad medica  apropiada.

Reiki trabaja de forma holistica en los cuatro aspectos principales del ser humano.

  • Físico
  • Emocional
  • Mental
  • Espiritual

Por lo que resulta asombroso el amplio abanico de patologías en las cuales se puede aplicar Reiki con sorprendentes resultados.

Estrés, ansiedad, depresión y miedos
Anorexia o bulimia
Falta de autoestima
Migrañas, y otros dolores de cabeza
Dolores musculares
Trastornos metabólicos
Bruxismo
Fibromialgia
Pre operatorio y post operatorio
Cansancio en general y dificultad para dormir, insomnio
Dolor de cabeza
Esclerodermia
Artritis y artrosis
Reumatismo. Lumbalgias
Dolores menstruales

Por citar algunas de las dolencias más comunes y en las que Reiki puede actuar como complemento, con resultados muy satisfactorios, a los tratamientos médicos o de especialistas adecuados.

Crisis de sanación

¿A qué llamamos crisis de sanación ?

Muchos pacientes de Reiki tras recibir sus primeras sesiones experimentan unos cambios en su organismo que pueden resultar molestos. Es habitual que en los días siguientes a la sesión la persona pueda tener una sensación de náuseas, irritabilidad, sensibilidad excesiva o que pase una semana enfadado.

Entonces esta persona piensa que el Reiki le ha ido mal y que no sólo no le ha beneficiado, sino que también le ha causado trastornos en su persona.

Una crisis de sanación es un proceso que se activa en nuestro ser, mediante el cual nuestro cuerpo físico libera toxinas acumuladas en nuestros órganos y nuestro cuerpo mental-emocional libera emociones o pone de manifiesto patrones de pensamiento que nos son nocivos. Esto es lo que llamamos una crisis de sanación.

Síntomas mentales-emocionales que podemos experimentar durante una Crisis de Sanación:

Ira, tristeza, miedo, Ansiedad…

Síntomas físicos que podemos experimentar durante una Crisis de Sanación:

Incremento del sudor, incremento de la orina, incremento de las evacuaciones, sarpullidos, vómitos, alteración del sueño, síntomas de resfriado o gripe, Fiebre…

Cada persona responde al tratamiento de una manera distinta. Por lo general para sufrir una crisis de sanación se debe realizar un tratamiento de varias sesiones donde la persona se limpia a fondo de los bloqueos.

Cuanto más largo sea un tratamiento de Reiki más completos y duraderos serán sus efectos. Una sesión por ejemplo, actúa sobre las consecuencias y resuelve problemas puntuales. Por el contrario, el Reiki aplicado planificadamente y sin prisas se orienta hacia la causa de los males y armoniza al individuo y su globalidad.

En estos casos el agravamiento aparente remitirá al cabo de dos o tres días pero suele ser conveniente realizar más sesiones.

Además hay que tener en cuenta que un tratamiento integral afecta al conjunto del cuerpo, mente y espíritu.

¿Cuántas sesiones necesitaremos?

La parte esencial no es el número de sesiones, sino como la persona se va encontrando en cada una de las sesiones. El trabajo que se realiza es muy sutil y se pueden remover muchas cosas, algunas de ellas que llevaban mucho tiempo guardadas.

Conforme la persona va sintiendo como se encuentra, se ajustan las visitas; una al mes, a los quince días, a la semana. Siempre depende de la evolución del paciente.

¿Interfiere el tratamiento de Reiki con otros tratamientos médicos?

En absoluto. El tratamiento de Reiki es seguro y puede ser compatible con cualquier tipo de atención médica que se esté recibiendo.

Cada vez son más los hospitales que aplican tratamiento de Reiki a sus pacientes lo cual nos demuestra que el Reiki es efectivo y muy recomendable.

La Organización Mundial de la Salud (OMS o WHO en sus siglas en inglés) acepta al Reiki como parte de las prácticas terapéuticas complementarias –NO alternativas– para restablecer la salud.

En todo caso, como siempre,  recomiendo que la terapia Reiki debe ser realizada por un profesional.