¿Qué es la Radiestesia?

RADIESTESIA.- Es la parte de la Radiónica que detecta a distancia y a través de un instrumento, las radiaciones emitidas por cualquier cuerpo o forma de energía.

RADIÓNICA.- Es la técnica que maneja la acción a distancia.

Se detecta la manifestación de las radiaciones a través de instrumentos, siendo los más usados el péndulo y las varillas.

La Radiestesia facilita hacer consciente lo que es inconsciente, es decir, hacer racional lo que no es racional aún, pero que ha sido detectado, intuido o descubierto por el sexto sentido, las percepciones extrasensoriales y otras funciones del hemisferio cerebral del lado derecho, que la ciencia ha empezado a explicar en los últimos años, pero que han sido ejercidas por los seres humanos desde el origen de la especie.

Antecedentes científicos de la radiestesia

La energía y la materia emiten vibraciones.

A partir de las aportaciones que hizo Albert Einstein, la ciencia establece que la energía es de naturaleza vibratoria y que la materia – que es una forma circunstancial de la energía dependiendo de su frecuencia vibratoria– también emite radiaciones.

Nuestro organismo es un receptor que capta las radiaciones emitidas por otros cuerpos y por las diversas formas de energía.

Sentimos y pensamos con todo el cuerpo

El cuerpo capta entre otras vibraciones, los diferentes colores de la energía luminosa, así como los diferentes tonos de la energía sonora, cada uno de los cuales vibra a una frecuencia determinada. Pero estas percepciones no se llevan a cabo únicamente a través de los órganos de la vista o del oído, ya que sentimos y pensamos con todo el cuerpo.

Desde la década de los años veinte, la hipótesis de los cinco sentidos desarrollada por Aristóteles ha sido superada. Ahora sabemos que existen en nuestro cuerpo muchísimos receptores interiores y exteriores que nos proporcionan información.

Mucho antes de emplearse el termino RADIESTESIA, se venía utilizando el termino RABDOMANCIA, derivada de las voces griegas “rabdos” (vara) y “mancia” ( adivinación), o sea “adivinación a través de la vara”, este arte de adivinar es antiquísimo, casi tan antiguo como la Humanidad, encontrándose dibujos, grabados y documentos escritos con una antigüedad de casi 4.500 años antes de Cristo.

La palabra Radiestesia fue creada y aprobada en un Congreso celebrado en Avignon, Francia en 1933 para substituir el vocablo rabdomancia hasta entonces utilizado para detectar la existencia de vibraciones energéticas en el mundo exterior y debajo de la superficie terrestre.

Los primeros Rabdomantes se remontan a la época del hombre de Neanderthal, según lo demuestran las pinturas halladas en cuevas que identifican a hombres portando varas y horquillas mientras caminaban en busca de agua o minerales.

Con el tiempo el péndulo sustituyó a las varillas y el hombre comenzó a comprender que toda forma de vida humana, animal, vegetal o mineral como así también cualquier forma creada por él mismo contiene vibraciones en correspondencia dentro de una gama de colores o sonidos como también dentro de un amplio espectro electromagnético que permite aceptar la idea de que la vibración es una expresión de la vida en sus diferentes niveles en los que cobra distintos grados de densidad.

Por tal motivo la Academia de Medicina de París decidió invitar a todos los profesionales que estadísticamente venían investigando y trabajando en esta técnica para reunir la información precisa que permitiera entregar al mundo científico una herramienta certera de aplicación concreta en su polifacético universo.

Y fue un sacerdote francés, el Padre Alexis Bouly quien propuso ante los congresales la palabra RADIESTESIA que fue unánimemente aprobada. El sacerdote francés Alexis Bouly sustituye el término “rabdomancia” por el de RADIESTESIA, proveniente del Latín científico “radium” (rayo, radiación), y del griego “aisthesis” (sensibilidad), entonces Radiestesia significa “sensibilidad a las radiaciones”.

He aquí un punto de inflexión muy importante, ya que el antiguo termino rabdomancia nos remite a un concepto algo mágico, en cambio la Radiestesia nos da una visión más científica y objetiva, ya que muchos ignoran que el ejercicio de la Radiestesia es una ciencia y como otras exige estudio, prudencia y mucha practica.

Detectar una desarmonización en el cuerpo físico, mental o espiritual, como así también en el entorno vibratorio en el cual el hombre habita o trabaja permaneciendo la mayor parte de su vida, nos puede indicar las causas de los problemas cotidianos de nuestra vida.

En 1909 se celebra un Congreso de Rabdomancia con sede en París. La primera guerra mundial cajonea los trabajos. El padre Bouly inventa el vocablo RADIESTESIA en 1933 en el Congreso en Aviñón. En 1934 se constituye la Asociación Internacional de Médicos Radioestesistas y la Sección de Radiestesia Médica dependiente de la Academia de París.

La Radiestesia ¿Es un don o se aprende?

La mayor parte de las personas que vivimos en el ámbito de la cultura occidental, hemos desarrollado predominantemente las funciones racionales que lleva a cabo el hemisferio izquierdo del cerebro, en detrimento de las sensoriales que corresponden al lado derecho y por lo tanto, somos más racionalistas y menos perceptivos e intuitivos. En nuestra cultura actual, se considera que la intuición, la imaginación, la subjetividad y el sexto sentido, no son formas válidas para obtener conocimientos y por lo tanto se reprimen desde la infancia.

En consecuencia no desarrollamos suficientemente las funciones que podríamos realizar con el hemisferio cerebral del lado derecho, entre las que se encuentra la Radiestesia. Todos tenemos un sexto sentido y una capacidad potencial para tener sensaciones extrasensoriales, pero una gran parte de la población nunca llega a desarrollarlos significativamente.

Esto explica porque unas personas tienen más facilidad que otras para usar el péndulo u otros instrumentos radiestésicos. Aquellas personas cuyo hemisferio cerebral derecho se ha desarrollado adecuadamente, tienen la capacidad de practicar la Radiestesia.

Pero, en cualquier caso,  la Radiestesia tiene que aprenderse y requiere entrenamiento y perseverancia para su dominio total. Quienes desean practicar la Radiestesia requieren someterse a un entrenamiento formal, para poder captar las radiaciones emitidas por nosotros mismos y por los cuerpos y formas de energía que nos rodean.

Todos tenemos la capacidad para ser excelentes Radiestesistas (incluso los animales y las plantas), ya que no es de ningún modo patrimonio de algunos privilegiados, como generalmente se cree, tan solo se necesita tener el sistema sensorial bien desarrollado para percibir las radiaciones , y eso se puede conseguir entrenándose con “técnicas” para experimentar las sensaciones que estas producen.

¿Para qué sirve la radiestesia?

La Radiestesia es una disciplina muy amplia, que abarca prácticamente todos los aspectos de nuestra vida; sirve para:

– Búsqueda subterránea de agua, minerales, petróleo, carbón, etc.

– Búsqueda de personas u objetos perdidos

– Botánica, agricultura y jardinería

– Investigaciones geológicas, arqueología.

– Evaluación de inversiones y operaciones comerciales

– Selección de personal, orientación escolar y profesional

– Exploración de la personalidad

– Regímenes alimenticios y dietéticos

– Detección de radiaciones nocivas para seres humanos, animales y plantas

– Y cientos de otras disciplinas y utilidades.

PD.- Dedicado a las mentes científicas que sin ellas sería imposible la vida según la conocemos.  No abandonéis a los seres que vibramos en otra frecuencia. Juntos podemos construir un mundo mejor.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s